664 588 224 

   info@liceodefarmacia.com

Diferencias entre Dermatitis Seborreica y Psoriasis

dermatitis seborreica psoriasis

Las consultas en la oficina de farmacia sobre la piel, son frecuentes y variadas. En muchas ocasiones, van orientadas a necesidades que satisface la dermocosmética, como ocurre en las consultas sobre el cuidado de la piel, su envejecimiento o la protección solar. Otras veces, atendemos a clientes que presentan patologías dermatológicas y que buscan tanto la dispensación del tratamiento como consejo. En relación con estas últimas, será imprescindible que los farmacéuticos seamos capaces de identificar y diferenciar los distintos tipos de enfermedades. De esta manera, nuestro servicio no se limitará a dispensar el medicamento que prescribe el médico, sino que podemos enriquecerlo con tratamientos no farmacológicos o recomendaciones sobre su estilo de vida.

En el artículo de hoy, nos centraremos en dos patologías concretas, que pueden llegar a confundirse por la similitud que hay entre sus síntomas. Se trata de la dermatitis seborreica y psoriasis.

¿Qué son la Dermatitis Seborreica y la Psoriasis?

Tanto la dermatitis seborreica como la psoriasis, son enfermedades crónicas que afectan a la piel, de carácter inflamatorio y que no pueden contagiarse de una persona a otra. A diferencia de este tipo de dermatitis, la psoriasis se clasifica como un tipo de patología autoinmune, donde el sistema inmunitario ataca a sus propias células sanas en un intento de proteger al organismo.

La dermatitis seborreica es muy común en los recién nacidos, llegando a afectar al 70% de ellos con la llamada costra láctea de remisión espontánea. Sin embargo, puede darse en personas de cualquier edad, teniendo una incidencia del 3-10% de los adultos según los datos del CGCOF. La psoriasis, por el contrario, no suele afectar a menores de 9-10 años, sino que prevalece en las personas entre los 15-25 años o entre los 55-60 años.

Ambas enfermedades pueden aparecer tanto en personas que no tienen patologías, como actuar acompañada de otras enfermedades como son el VIH, afecciones neurológicas o cardiovasculares. 

Síntomas de estas afecciones cutáneas

A continuación, hablaremos de las similitudes y diferencias que encontramos entre los síntomas de la dermatitis seborreica y la psoriasis.

Estas dos enfermedades pueden llegar a confundirse porque pueden manifestarse con síntomas y signos parecidos. Ambas presentan enrojecimiento de la piel y la producción de escamas y placas. En el caso de la psoriasis, las placas suelen tener un mayor grosor y son de color rojo y las escamas son de un tono blanco. Sin embargo, las escamas de la dermatitis seborreica son amarillentas y menos secas. Las lesiones cutáneas de este tipo de dermatitis van acompañadas de picazón, mientras que en la psoriasis, además del picor, puede darse dolor, sequedad, la piel puede agrietarse e incluso llegar a sangrar.

Otra diferencia que encontramos entre las manifestaciones de la psoriasis y la dermatitis seborreica, son las zonas en las que suelen aparecer estos síntomas. En el caso de la primera, las zonas más comunes son el cuero cabelludo, aquellas donde se extienden las articulaciones (como son los codos y las rodillas), y la zona sacra. En menor medida puede afectar a las uñas e incluso a mucosas. Por otro lado, la dermatitis seborreica se da con frecuencia en aquellas zonas con mayor cantidad de glándulas sebáceas. Estas zonas son: el rostro (cejas, párpados, nariz, región retroauricular y zona de la barba), la parte superior del tronco (en los adultos), y en axilas e ingles (en los bebés). Ambas patologías coinciden en la incidencia que suelen tener en el cuero cabelludo.

Causas de la Dermatitis Seborreica y Psoriasis

En cuanto al origen de estas patologías, ambas coinciden en el desconocimiento que hay sobre sus causas exactas. Todo parece indicar que surgen por ciertos factores desencadenantes que se dan en personas que son genéticamente más predispuestas a padecerlas. Entre estos factores, encontramos algunos que son comunes tanto en la psoriasis como en la dermatitis seborreica:

  • Temperatura. La temperatura es un factor ambiental que influye en la aparición de brotes de estas enfermedades. En el caso de la dermatitis seborreica, afectarán las temperaturas extremas. Por el contrario, en el caso de la psoriasis, será el frío lo que agrave la patología, mientras que el calor y la exposición solar, mejorará el cuadro.
  • Ciertos medicamentos o fármacos. 
  • Estrés.
  • Obesidad.
  • Consumo de alcohol y tabaco.
  • Factores endocrinos como la pubertad o la menopausia.

Como diferencias, encontramos en la psoriasis otros desencadenantes como son la piel seca y las infecciones por bacterias o virus. En el caso de la dermatitis seborreica, afectan las levaduras llamadas Malassezia y la piel grasa o con acné.

Tratamiento

Por último diferenciaremos entre los diferentes tratamientos utilizados para aliviar los síntomas de estas dos patologías que afectan, sobre todo, a la piel.

Dermatitis seborreica

  • Tratamiento farmacológico de indicación farmacéutica, como por ejemplo el sulfuro de selenio o el peróxido de benzoilo
  • Tratamiento farmacológico de prescripción médica, como los corticoides o los queratolíticos.
  • Tratamiento no farmacológico, como son los limpiadores suaves con pH ácido o los extractos vegetales.

Psoriasis

En el caso de la psoriasis, los tratamientos que se seguirán serán los siguientes.

  • Tratamientos tópicos tradicionales, como por ejemplo los corticosteroides.
  • Fototerapia con luz ultravioleta B o combinando luz ultravioleta A con psoralenos.
  • Fármacos no biológicos, como por ejemplo los retinoides.
  • Terapias biológicas en casos de psoriasis graves. 

En los casos de psoriasis donde los síntomas presentan un cuadro clínico leve, se indicará el primero de los tratamientos que acabamos de nombrar. A medida que la enfermedad se presente de una manera más grave, se irán utilizando los siguientes tratamientos enumerados, siendo los tratamientos biológicos los de último nivel.

Si quieres saber más sobre la piel y sus alteraciones, descubre nuestra píldora formativa “La Piel”.

¡ Comparte este artículo en redes !