664 588 224 

   info@liceodefarmacia.com

Las 5 claves para trabajar en una Farmacia

claves para trabajar en farmacia

A la hora de buscar trabajo en una farmacia, al igual que ocurre en el resto de sectores, el mercado laboral cada vez hace más necesaria una diferenciación entre candidatos. Contar con una base de conocimientos tanto técnicos como de gestión, nos facilitará el acceso a un puesto de trabajo en farmacia y nos permitirá desenvolvernos rápidamente en él.

Por ello, hoy te traemos en este artículo un Top 5 de aspectos clave a tener en cuenta para trabajar en una Farmacia. Si quieres saber qué 5 habilidades necesitas potenciar y poner en práctica en tu labor como bata blanca…¡sigue leyendo!

1. Tener conocimiento de las 5 grandes categorías de la Farmacia

Tal y como sucede con las personas, cada farmacia es un mundo. Cuando comenzamos la búsqueda de empleo, podemos encontrarnos con boticas que estén muy especializadas en algunas categorías concretas, como por ejemplo, la dermocosmética. En este caso, el titular buscará un perfil de farmacéutico que tenga conocimientos y domine esa rama. También encontraremos, por el contrario, farmacias que no destacan por una sola categoría en particular, como pasa en las pequeñas farmacias de barrio.

Sea cual sea el caso, será esencial tener conocimientos básicos de las 5 grandes categorías, porque ellas concentran buena parte de las consultas de los usuarios y de las ventas de la farmacia. Por ello, controlarlas nos ayudará a encajar tanto con las farmacias especializadas, como con aquellas boticas que requieren una mayor versatilidad. Pero… ¿Cuáles son esas 5 grandes ramas de la Farmacia? A continuación te enumeramos aquellas que se pueden considerar las principales categorías:

  • Infantil
  • Higiene
  • Dermocosmética
  • Botiquín
  • Fitoterapia

2. Manejar el Software de Gestión (ERP)

Otro aspecto importante a la hora de trabajar en una farmacia será conocer y manejar el software ERP del que dispongan. Estamos hablando del Programa de Gestión con el que cuentan las farmacias para organizar y llevar a cabo ciertas actividades claves como la gestión de pedidos, la automatización de procesos o la administración del inventario y documentación.

¿Y por qué lo valora tanto un titular? Es sencillo… si no somos capaces de manejar ese software, directamente no podremos hacer el pedido, o no sabremos buscar adecuadamente los productos que tenemos en el almacén, o no podremos dar entrada de manera correcta al pedido que acaban de entregarnos. Si no manejamos el ERP (Farmatic, Unycop, etc) alguien tendrá que enseñarnos antes de que podamos atender al primer usuario.

Por ello, aprender a utilizar el programa será esencial para mejorar nuestro rendimiento y eficacia, y será un punto a favor para ser seleccionados y para convertirnos en profesionales más cualificados.

3. Dominar la mecánica del proceso de venta

En tercer lugar, nos encontramos con el proceso de venta. Para un farmacéutico, no solo es importante la vertiente sanitaria de su labor, donde prima la atención y dispensación de medicamentos. También debemos ser capaces de reconocer una oportunidad para abrir una venta y conseguir su cierre. Por lo tanto, estar formado y familiarizado con lo que son los protocolos de ventas, será un ingrediente más que enriquezca nuestra candidatura profesional y nos ayude a encajar con cualquier farmacia.

Un concepto clave es que no se trata de vender por vender, de conseguir que se lleven cualquier cosa de la botica. Eso es pan para hoy y hambre para mañana. Se trata de tener las habilidades para identificar otras necesidades que tiene el cliente y que sabemos cómo podrían resolverse. Si lo hacemos bien, la farmacia habrá obtenido una venta adicional y el cliente se irá satisfecho por haber resuelto algo más que le preocupaba. La venta mediante protocolos son uno de los grandes avances que, poco a poco, se va abriendo paso en los mejores mostradores de farmacia, y destacaremos mucho si el farmacéutico sabe que estamos familiarizados con su uso.

4. Conocer los requisitos y características de los psicótropos y estupefacientes

Como farmacéuticos, una de las claves para trabajar en Farmacia será la de contar con conocimientos sobre sustancias psicotrópicas y estupefacientes. Debido a los riesgos que rodean a estas sustancias, como son el uso indebido que da lugar a dependencia o su posible tráfico de manera ilícita, los medicamentos compuestos por ellas requieren un control y gestión especial. 

Para el bata blanca, será necesario conocer cómo registrar estos medicamentos en el libro correspondiente (ya sea en el libro de contabilidad de estupefacientes, en el libro recetario, o en ninguno de ellos). Todo ello, es recogido por la Agencia Española del Medicamentos y Productos Sanitarios. De igual manera, es importante saber cómo y cuándo notificar acerca de los datos de movimiento de estupefacientes, así como el protocolo de actuación ante la dispensación de un medicamento de estas características.

De nuevo, es una gestión que, si se sabe hacer, evita que tengan que explicártelo y supondrá un plus, frente a otros candidatos.

5. Llevar a cabo la recepción de mercancía

Por último, os hablamos de una de las actividades a la que se enfrenta un farmacéutico en su día a día: la recepción. El trabajo en farmacia va más allá del mostrador, de lo que se ve. Hay además una serie de tareas y responsabilidades que girarán en torno a los pedidos, el control de stock y la recepción de los productos y medicamentos.

Una vez que los productos sanitarios y medicamentos son llevados a la farmacia, el farmacéutico debe asegurarse de que cumplen una serie de requisitos antes de aceptarlos y darles entrada al almacén. Puede parecer algo poco relevante, pero lo cierto es que, mal hecho, puede ocasionar problemas y pérdida de tiempo. En una correcta recepción verificaremos que:

  • La mercancía recibida coincide con lo señalado en el albarán.
  • Los productos y sus envases no están dañados, sino en buen estado.
  • Si cuenta con algún precinto o envoltorio de seguridad, deberá estar en perfectas condiciones.
  • La fecha de caducidad de los productos y medicamentos no ha vencido y deja el suficiente tiempo para que se pueda llevar a cabo el tratamiento. Para ello, en la farmacia se establecerán unos criterios respecto a las fechas.
  • Los medicamentos o productos que requieran condiciones especiales a la hora de transportarlos, como por ejemplo ciertas vacunas que requieran una temperatura baja, deberán haberse conservado en buen estado. De esta manera, es importante comprobar que estas condiciones se han mantenido durante el trayecto.
  • En el caso especial de los medicamentos que mencionamos previamente, aquellos que cuentan con sustancias estupefacientes o psicotrópicas, seguiremos los protocolos establecidos.
  • De igual manera, se seguirá el control y registro oportuno según la ley de aquellas sustancias y materias para preparados farmacéuticos y formulación magistral.

 

En resumen, la clave para no pasar desapercibido para un titular que está buceando entre currículums es que vea el valor que le aportaría tenernos en su farmacia, y si tienes “check” y sabes desenvolverte en esas 5 habilidades, ten por seguro que pasarás por delante de la mayoría de los demás candidatos.

Si quieres saber más, descubre nuestro Curso Trabajo en Farmacia: Candidatos.

¡ Comparte este artículo en redes !